Hábitat (conclusión)

Lea primero las partes uno y dos, si es tan amable

¿Qué propósito tiene la crítica? ¿Quien la escribe? ¿Quien la lee y para que? Finalmente, ¿que aprendemos de ella?

Una vuelta de tuerca: ¿que propósito tiene el teatro? ¿Quien lo hace? ¿Quien lo mira y para que? ¿Qué aprendemos del hecho?

¿Es posible otorgar a ambas ideas una sola respuesta?

Tercera parte: La restauración.

Hagamos el intento:

Digamos que ha leído usted las dos partes anteriores. (Que vio la obra.)
Digamos que me conoce o que no, pero sabe de mi trabajo anterior (o no), pero que partir de un inicio lleno de esperanza se encuentra usted en la continuación con una crítica dura y con pocas cosas buenas que decir. (Como la obra)
Digamos que este ejercicio le parece injusto y desea poner un comentario (lo cual puede hacer y se lo agradeceré mucho) porque no le pareció que me expresara así de algo que usted considera fue mejor que la suma de sus partes; que a pesar de que estoy en mi derecho de expresar mi opinión, hacerlo de esta manera es poco propositivo.
Digamos que su intención al comentar no es atacarme, sino defender lo que usted cree correcto.
Digamos que en su comentario menciona lo diferente de la puesta, el uso de elementos multimedia que son mil veces mejores que lo que ha visto en otras obras cajemenses donde se hace lo mismo, pero más barato; que se necesita valor para presentar un producto como este; que no se había visto un esfuerzo de esta magnitud en varios años; que el vestuario, con una excepción, estaba muy bien pensado; que más de una vez algo sucedido en la escena le hizo reflexionar.
Yo estaría de acuerdo con usted en todo.
Ergo, este ejercicio es exactamente lo que usted considera necesario y responsable.
Veo potencial en el grupo y en Hábitat y, confiando en la mutabilidad del teatro, creo que en el futuro, limando las asperezas que seguramente el grupo ha identificado por su propia cuenta, la obra será una mejor experiencia, tanto para ellos como para el público.
Quiero creer que vivimos en un lugar que tiene remedio; Que nuestro hábitat es propicio para la vida, para el teatro. Quiero creer que hemos avanzado lo suficiente como para empezar a deshacernos de estos vicios de voluntad y de actitudes sectarias, egocéntricas y mesiánicas.
Es cosa de querer.
En lo particular, volveré a ver la obra y todo lo que produzca Independiente.3 , no para ver si alguna de mis observaciones fue también algo que el grupo decidió cambiar, sino porque entiendo que el teatro, como fenómeno vivo, jamás será igual de una función a otra.

Por sobré todo, espero ver la copa, aunque un vaso de plástico rojo también es bueno, lo que verdaderamente importa es su contenido.

Gracias por su atención.

Rafael Martínez.
Junio 2013

3 comentarios en “Hábitat (conclusión)

  1. La crítica constructiva siempre se agradece, al ser los primeros pasos en escena de este grupo emergente, caracterizado por su energía y entusiasmo, es lógico que hay un gran camino que recorrer en el aprendizaje de su trabajo interpretativo. Sin embargo me parece que la crítica pierde objetividad cuando se deja de hablar de los elementos que integran el hecho escénico para cerrarse en lo que al crítico le gustaría que se dijera en escena
    Se puede hablar de si un trabajo redondo o no, independientemente de los gustos personales, pero descartar algo porque los temas tratados no son del gusto personal, no es una crítica objetiva. Habría que aclarar qué se entiende por conflicto, ya que si se considera éste desde la línea aristotélica, este montaje en ningún momento fue creado buscando la misma, qué mayor conflicto puede haber qué un actor enfrentándose a sus propios miedos, sus propios bloqueos y lo que no les gusta de sí mismos, porque al hablar de la parte oscura de sonora, no se habla sólo de un espacio, sino de uno mismo que forma parte de él.
    La belleza de la creación escénica surge de conflictuar al actor, de sacarlo de su zona de confort, no se puede tener esperanza de un futuro mejor, si no se comienza por aceptarse a sí mismo, a partir del dolor, del miedo, de aquello que nos preocupa. Qué mayor esperanza que estos chicos que se animaron a dar ese paso en escena, sin importar la poca o mucha experiencia en las tablas, pero partiendo de sus preocupaciones honestas. Si no hay esperanza en eso, no me queda más que decir, que entonces, definitivamente “no hay esperanza”

    Si la obra despertó molestia por los temas, me llena de satisfacción, la realidad supera la ficción, y precisamente a lo que apelamos es a que no nos conformemos con nuestra realidad, estemos conscientes de que nos molesta, levantemos la voz e iniciemos una revolución verdadera desde donde debe surgir: desde nosotros mismos, dando lo mejor, uniéndonos para construir, no para descartar, en sonora no sólo hay muertos y narco, también hay personas que se unen a crear.

    Te esperamos en el inicio de temporada, no sólo para matar tu tiempo sino para concordar de frente con temas acorde a la mejora de los proyectos que están por venir.

    Saludos

    Saludos Rafael, gracias por tu interés en el diálogo.
    También muy aceptada tu opinión. Lamento, al ver comentarios de tus compañeros, que mis humildes textos les hayan causado tanta molestia. Te aseguro, sin embargo, que no fue molestia lo que me provoco su trabajo. Podemos estar muy probablemente ante una falla de mi parte de ser más claro en mi escribir, o que los muchachos leyeron las piezas predispuestos al ataque.
    Y si, comprendo que la obra no entre a las convenciones aristotélicas y que mi formación o costumbre halla fallado en verlo, pero sigue siendo una opinión válida. En la última parte quise resaltar que todo depende del cristal con que se mira y que tanto ustedes como yo, somos propensos a tener muy claro en nuestras cabezas lo que no es claro para los demás.
    Como mencioné en los textos, fueron un ejercicio, y en otras reseñas o críticas que me he animado a hacer siempre lo digo porque se que no las tengo todas conmigo, lo que no quiere decir que sea un neófito o un malintencionado.
    Por el contrario, lo que dije sobre mi respeto a lo que intentan hacer es honesto. No busco con estos textos dañar o impedir que el público vea su trabajo, como lo expresa Enrique, por algo al principio de la segunda parte empiezo recomendando que si no se ha visto la obra, no se continúe con la lectura.
    En fin. Nos arriesgamos a esto, a los malos entendidos.
    Recibe un abrazo y mi reiterada confianza en el crecimiento de su proyecto.

  2. Martínez, siempre es un placer discutir/leer-te. Desafortunadamente el día del estreno de Habitat tuve que salir de la ciudad y sigo con las ganas de ver la puesta. Ni modo, ya leí las críticas y las réplicas a las críticas, no obstante seguiré esperando la oportunidad de ver la obra. Estoy complacida de ver que los involucrados, tanto críticos como responsables apelan argumentando y sí tengo esperanzas de que venga algo mejor (en muchos sentidos). Apelo y trato de dialogar con los planteamientos en la conclusión de tu crítica:

    ¿Qué propósito tiene la crítica?
    = mover/sacudir cabezas
    ¿Quién la escribe?
    = quien pueda argumentar. De lo contrario, se vuelve palabrería y desencadena la discusión vulgar.
    ¿Quién la lee y para qué?
    = quien tenga la disposición de aprender para replantear y mejorar
    Finalmente, ¿que aprendemos de ella?
    = por lo menos, aprendemos a dialogar, a entender la visión del otro, a codificar lo que queremos transmitir.

    Buen ejercicio sobre los planteamientos volcados al teatro (“una vuelta de tuerca”) pero intuyo que las ambiciones del teatro no se acotan a las ambiciones de la crítica.

    Abrazo grande!

    • Saludos Laura, es también un placer dialogar contigo.
      Tu observación es certera, no se puede acotar al teatro las ambiciones de la crítica ni viceversa. Es precisamente esto parte de lo que he intentado apuntar con mi pieza, el teatro no puede quedarse en mera critica. El teatro debe ir más allá que simplemente criticar. La alusión literaria a la vuelta de tuerca es también apuntar que la comparación es forzada pero funciona para señalar que una crítica no tiene impacto si no tiene un propósito más profundo.
      Bueno, te agradezco la visita y el comentario y espero luego que veas la obra que volvamos a comentarlo con un café.
      Recibe un sincero abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s