La pesadilla antes de navidad

Reflexión inicial

Es una posición extraña la de atender un teatro auditorio y ser, al mismo tiempo, uno de los pocos en Obregón que se animan a hacer ejercicios de crítica. Habrá a quien le parezca una situación demasaido conveniente y que no debería aprovechar mi puesto para luego externar mi opinión sobre los espectáculos teatrales que se presentan en el auditorio de Casa de la Cultura.

Al contrario, creo que es una posición privilegiada y muy liberadora. No tengo manera de esconderme, si eso quisiera hacer, y quienes traen sus producciones a la CCC no tienen duda alguna de quien ha visto su espectáculo y, si la reseña aparece en esta página, no queda lugar a dudas sobre quien la ha escrito.

Así que sobre aviso no hay engaño.

Además, no pretendo afectar a nadie, son solo comentarios, un ejercicio pues… Digo, si hablaramos de una critica dura en las primera funciones de una larga temporada, otra cosa sería. Pero como leeremos a continuación, es un caso extraño el de una obra que se queda en temporada acá en Cajeme. El CCAE pretende tener mas actividad y ha realizado temporadas; ellos, como espacio especializado, tienen mayor posibilidad de conseguir el establecimiento de dicha convención: la temporada teatral; pero por el momento, esto no sucede.

Como es, por el momento, algo impracticable, me dedico a hacer apuntes sobre los espectáculos que logro ver por motivo de trabajo. Ojala tuviera el tiempo y los recursos para ver todo lo que se presenta en Obregón, pero no es así.

Entonces, va de nuevo una invitación para quienes deseen compartir sus opiniones sobre las artes escénicas y los productos que se realizan o que llegan a nuestro molino. Con confianza, comuniquense o envíen su texto.

Reflexión navideña

Navidad es una pequeña pesadilla económica en tiempo y dinero. La histeria se apodera hasta del mas Zen de los mortales gracias a la neurosis de nuestros prójimos. Es riquísimo eso de mantener la sonrisa mientras se van los recursos, se soporta al insoportable y se pretende que la bondad aflora.

No empato la magia con la temporada. Creo en cierta magia, pero no interviene en esta bacanal de consumismo. Lo que me anima de las navidades es la reunión. La familia. De ahí en fuera, es un divertido y caótico laboratorio.

En lo profesional: La CTC estaba planeando una comedia navideña pero entre la Feria del Libro y el 7mo Tetabiakte, no hubo tiempo ni coincidencia para trabajarla; se presentaron algunas cosas, pero al parecer, lo mas navideño producto del talento teatral del municipio será El extraño mundo de Jack que a repuesto Obed Navarrete y su metamorfosante Sinergia Teatro.

Ejercicio crítico

No vi esta puesta cuando la estrenaron hace un par de años ni recuerdo haber escuchado alguna opinión sobre ella. Recuerdo haber pensado, antes de conocer a Obed, que se necesitaba ser muy valiente o muy ingenuo para aventarse un paquete de este vuelo. También tenía cierta sana sospecha sobre la producción; en el momento estaba aun verde el asunto de la maquila de musicales y el playback era la única manera de trabajar. Además, se presentaban High School Musical y High School Musical: dos “producciones” por diferentes grupos que compartían el dudoso honor de refritear esta frívola abominación de disney. Digamos pues que no les daba el beneficio de la duda.

Pasa el tiempo y comienzo a ver el trabajo de Obed con buenos ojos. No compartiremos gustos ni estilos, pero puedo reconocer un talento incipiente cuando lo veo. Pasa el tiempo y viene el No es otro tonto y loco musical que como idea era buena, aunque su ejecución no tuviera todas de su lado, y pensé que Obed se estaba solidificando como director.

A fin de cuentas, aunque acá en broadwaygon los que hacen este tipo de show están ya patentando un método de trabajo mezcla de cooperación, competencia y parchado, reconozco que no ha de ser facil trabajar con tanta gente y comprendo que parte de la lógica de esto es que entre mas grande sea el elenco habrá mas familiares que llenen las butacas.

Pero bueno, continúo: Mis expectativas con Jack eran considerables. Entendido que si bien era un montaje con gente nueva (la mayoría), suponía que habría un mejor trabajo de dirección por parte de Obed, pues cualquier error o acierto obtenido en el montaje anterior, debió haberse evitado o repetido en este.

Primero lo primero.
Obed se come el escenario como actor. Esto habla bien de él, pero al mismo tiempo habla mal del resto del considerable elenco, quienes aún caracterizados resultaban completamente olvidables. Es curioso cuando el personaje que mas se queda en la memoria es el único al que nunca le vemos el rostro: Oogie Boogie. El trabajo de Kike en este saco es de una expresividad solo equiparada por Obed en el papel titular.

Sally, el interés romántico de Jack, se pierde entre el mar de monstruos. Su interpretación carece de fuerza, de presencia… Les parecerá curioso, pero creo que parte de la culpa de esto la tiene el cabello perfecto de la actriz, que contrasta con lo que es supuestamente un cuerpo compuesto de partes y piezas. El cabello de Sally, estilizado, limpio, bien peinado, rompe con la ilusión de una novia de Frankenstein. Luego, el caminado flotante. Sally camina como en sigilo…

Este es un problema compartido por Obed, quien en el intento de imitar las zancadas del Jack de Tim Burton produce una especie de exagerado sigilo. Obed entiende a la calaca y tiene el cuerpo idoneo para el papel, pero sus pies no le ayudan.

De entre los grupos de monstruos que componen el bestiario del Reino de Halloween, los únicos que parecen estar cohesionados y divirtiendose son los niños Lock, Shock y Barrel, que fueron sustituidos luego de la primer función todos menos uno. Esto le dió oportunidad a la actriz que interpreta también a Zero, el perro, y mejor para ella, porque es evidente que como actriz tiene dotes, pero que como titiritera, aun que Obed la tenga de manitas desde el NEOTYLM, es imperdonable que al ladrar diga guau guau en lugar de LADRAR.

En general, las caracterizaciones son buenas, si bien los actores bajo el maquillaje no tienen un personaje definido (muchos de ellos siguen el mismo patrón de movimiento “monstruoso”). De hecho, hay algunos que ni siquiera es claro que es lo que se supone que son. El verdadero problema con el mar de monstruos es que su trazo es sucio y terminan invariablemente por hacer una media luna para verse todos. No hay trabajo de composición, y esto, en una obra con tanta gente en escena, con tantos vestuarios y colores, resulta en una constante contaminación visual.

La escenografía y los accesorios: Hay tres espacios definidos y uno giratorio. En la práctica, se utilizan tres de los cuatro, la casa de Jack siendo la excepción. Los accesorios son el grave asunto de esta obra. En las cuatro funciones que he visto ha habido objetos que aparecen en una y desaparecen en la otra, siendo sustituidos al vuelo por el mismo Obed. Ejemplo, los regalos navideños: a veces era una verdadera caja de regalo, en otra ocasión fue una caja ordinaria, a pesar de que en la canción se describe como un regalo con moño y papel de colores; otro ejemplo es un murcielago que solo ha hecho su aparición una vez; o las luces de colores de un arbolito de navidad, o los planos del trineo… vaya, hasta el saco rojo de santa desapareció en una ocasión.

Y bueno, solo quien la trabaja o la ve varias veces podría darse cuenta, pensarán, pero estos objetos son descritos y mencionados, algunos son incluso indispensables para la referencia visual, y terminan extraviados, sustituidos por otros que no checan o de plano omitidos. Esto es un problema de logística que todo teatro debe poner como indispensable. Me late que entre tanto chamaco a Obed se le pasó delegar responsabilidades como esta. Un encargado de utilería y otro de vestuario son de los mejores amigos del teatro. Eso de que cada quien se encarga de lo suyo es una bronca potencial y ha quedado demostrado en Jack.

Aunque es un musical, Jack no tiene trabajo coreográfico formal, esto tiene que ver con el trazo también. Y en la misma linea, la música y las canciones tienen un efecto disparejo en la producción, pues mientras algunos temas son cantados en vivo gracias a pistas, mas de la mitad son tomadas directamente de la película con todo y las voces originales, lo cual resulta confuso para el espectador sobre todo en momentos como Atrapar a Santa Atroz donde un personaje con voz de niña es interpretado por un hombre, quien se anuncia con tremendo tenor para luego cantar en falsito. No todos los que “cantan” hacen como que cantan, nada mas vocalizan la letra y la falsedad se nota. Otros se animan a sacar la voz y es con ellos con quienes se va nuestra atención.

La desición de tener playback y voz viva al mismo tiempo es desafortunada, aunque supongo que al público no le causará mucha molestia.

Sin embargo es para destacarse el esfuerzo de Obed en lo vocal, su voz es muy parecida en tesitura a la del Jack de Burton, asi que sus transiciones entre playback y voz viva no sufren demsiado. Sally (perdonen que no recuerde el nombre de todos los actores) tiene una intervención vocal que tuvo sus momentos pero que por lo estático de la presentación no tiene el impacto deseado.

En general, de nuevo, El extraño mundo de Jack de Sinergia Teatro entretiene al público, pero la experiencia no resulta tan divertida como NEOTYLM porque todo se siente apresurado, apretado (un auditorio demasiado pequeño para tanto mono); algunas canciones hacen referencia a cosas que no suceden en escena y son resueltas de manera extraña; objetos y recursos escenográficos improvisados que rompen la ilusión (como ramas reales superpuestas sobre paredes estilizadas) y aun muchos que no aparecen aunque sean necesarios; actores que cumplen con un trazo básico pero que se pierden entre los demás y no tienen otro propósito mas que el de estar ahí; un mundo mágico sin magia.

Creo que a Obed le ganó el tiempo y el que sea él mismo el protagonista y ancla de la obra entera trabajó en su contra, al no poder controlar los detalles que a fin de cuentas provocan que la puesta falle en su propósito. Quizá se confiaron en que ya habiendo sido mostrada con anterioridad no había que trabajar mucho, pero la realidad es que esta reposición se siente como un trabajo no terminado.

Mi sugerencia para Obed es que se asuma como director, se baje del escenario y le de el papel a otro actor o que apunte a un asistente de dirección que le ayude a limpiar la escena y a hacerla mas eficaz. Le funcionó en NEOTYLM.

Entre otras notas: Es necesario que el equipo de trabajo se comporte como equipo de trabajo además de ayudarse con el maquillaje y a montar la escenografía; Es necesario darle personalidad y foco a tanto espectro, trabajar una composición que produzca imágenes agradables en lugar de un revoltijo de personas caracterizadas; Es necesario tomarse el tiempo para unificar lo estético y elaborar objetos y elementos escenográficos que no rompan la convención; Es necesario, finalmente, que el trabajo evolucione.

Obed tiene talento y cuenta con mucho talento en su grupo. El extraño mundo de Jack es una empresa dificil porque la fantasía en el teatro requiere, no dinero, sino imaginación y artesanía. Sinergia cuenta con estos requisitos, pero en esta ocasión, la economía en tiempo y en recursos ha derribado la obra como los helicopteros a Jack en sus escenas finales. Aunque les queda solo una función, como dice en la obra, la fiesta del año próximo debería ser la mas excelente y horrible de todas.

Obed ha comentado que esta reposición de Jack ha sido una pesadilla (quizá no con esas palabras, pero si con esa intención) en la que múltiples factores le han sacado canas a la pelona calaca (la DCM entre esos factores) y terminando por un elenco inestable que, muy al estilo broadwaygon, cuenta con gente comprometida y con gente que solo está de paso, lo que resulta en esto. Un montaje parchado.

No nos vamos a salvar de los musicales y los elencos numerosos (ahi viene Vidas) y solo me queda por desear un regreso a la escencia del teatro: la palabra y el contacto entre seres humanos. Espero que el próximo proyecto del talentoso joven Navarrete sea algo pequeño en tamaño, íntimo en sus implicaciones y eficaz en su propósito.

Pero bueno, cada quien su fiesta.

Pásenla bien.

Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s