Buscando una tecnocracia cultural no orwelliana

Hace algunos meses participé en una semana de conferencias, exhibiciones y cosas así sobre cine: Cinefilia. Mi ponencia fue sobre cine y derechos humanos y estuve al lado del luchador social Rosendo Arrayales. Reproduzco aquí el texto con el que participé porque creo que hice algunos puntos interesantes que me gustaría compartir. Hablo mas de cine, pero como se comenta, igual sirve para hablar del teatro.

Comenten si gustan:

Desde Metrópolis hasta Avatar, pasando por Alejandro Jodorowsky
En 1944 se acuñó el término industria cultural en el trabajo de unos teóricos alemanes que aseguraban que la cultura, en poder de unos cuantos, terminaría por perder todo sentido social.
Hoy, el término es usado con orgullo, y el método ha sido tan efectivo, que la mayoría de los consumidores ni siquiera se dan cuenta del tamaño desfavor que se les hace.
Diez y siete años antes, Fritz Lang nos había dado Metrópolis (supongo que no hay razón para explicar su relevancia con el tema). 66 años después, James Cameron nos mete Avatar por los ojos, pero como veterano de la industria del entretenimiento, lo disfraza de evento cultural revolucionario y en realidad, nos lo ha metido por otra parte.
Ni que decir del logro monumental de ambos directores; pero donde Lang descubría la humanidad en medio de los engranes, Cameron falsifica el espíritu y pretende hacernos creer que tiene corazón. La industria de estos filmes no podía ser mas disimil, aunque a fin de cuentas ambos hombres estuvieran seducidos por los alcances del medio mas que por su potencial contenido.
Con esto no quiero decir que sea un purista que quiere que todo se haga al estilo Dogma, no me molesta confesar que me fascina la tecnología 3d y agarro a mi hija de pretexto para ver toda película animada que llega a la sala digital. Mis problemas con Avatar tienen mas que ver con su manipulada narrativa sentimentaloide, y el hecho de que su contenido de reflexión existe porque tiene una utilidad y un fin económico. Está diseñada para la aparente catarsis. Pero Cameron, con todos sus años de autor, se ha desconectado del mundo y ha fallado. No somos la misma audiencia ni es el mismo mundo. Se puede ver el remedo, la costura, porque la historia ha sido contada con mas sinceridad cientos de veces y ya no estamos para fábulas heróicas tan predecibles. Avatar es el ejemplo mas cercano que tenemos de como un tema tan doloroso como la destrucción de una cultura y su habitat en beneficio de intereses económicos particulares puede ser al mismo tiempo muestra y sintoma inequívoco de los peores males que nos aquejan como productores y consumidores de cultura.
Lo que por principio debería ser un medio para la comunicación, intercambio de ideas y  plataforma para la sana crítica, es hoy, tristemente, uno de los factores primordiales en la creciente desensibilización de una sociedad otrora dispuesta al debate y a la acción. Somos espectadores. Sentados en nuestra butaca vemos un mundo irreal que resulta mucho más atractivo que nuestro entorno inmediato y nuestra situación nacional.
No nos dejemos llevar por los gustos individuales. Hay que enfrentarnos. La escasa producción artística de contenido no compite con las superproducciones hollywoodenses ni con la aplastante oferta de productos desechables. La industria ha desplazado al artesano, le ha dado su lugar a la maquiladora y nadie parece estar sufriendo.
“Parece” es la palabra clave.
Detrás de esta complacencia se encuentran como terceros afectados los que ven en los medios la oportunidad de llegar con su mensaje o visión del mundo hacia los potenciales pares que harían eco en su crítica o serían capaces de refutarla. Pero generar cultura es dificil porque el término se ha vuelto convenientemente simple. Le llamamos cultura a todo lo que tenga que tenga caracter común, aunque se trate de un producto diseñado para el consumo. En la industria del entretenimiento, el único valor perseguido es el económico. Los creadores se enfrentan a la disyuntiva de  crear para subsistir en lugar de existir para crear. Llegar a un público masivo es casi imposible si no hay grandes ganancias de por medio. Todo lo que alcanza grandes públicos generalmente es formulaico. Rodrigo García, creador madrileño muy a su pesar, lo pondría de manera menos gentil. En 1996, parte de su segundo manifiesto decía: Tu vas a crear lo que ellos van a pagar y te parecerá correcto; el deseo de bienestar nunca incidió de manera tan salvaje en la creación; rentabilizar -en eso están de acuerdo gobierno y oposición- significa educar rapidamente; la educación que mas rapidamente se asimila es vana y primitiva y de ello siempre hay alguien que saca provecho. Por eso te sabes las canciones de memoria, pendejo.
Paradójicamente, incluso la producción de contenido profundo puede verse arrastrada al servicio de la industria. ¿Recuerdan al Padre Amaro? Un claro ejemplo de una película de contenido social que fue distribuida de forma masiva porque el escándalo aseguraba ganancias.
Pero la audiencia ya está vacunada contra lo subversivo. Hemos aprendido a sufrir por espacio de dos horas y a olvidarlo todo al cabo de unos días. Nada nos mueve a la acción. La industria del entretenimiento ha convertido el mensaje en un placebo. La catarsis se ha convertido en una droga recreacional. Necesitamos asistir y ver para sentir, pero no queremos que ese sentir permanezca. “Hoy tengo ganas de ver algo serio” decimos llenos de orgullo antes de ver la cartelera, mientras otro día diremos “Hoy no tengo ganas de pensar”.
Hablo de cine porque es nuestro tema, pero esto aplica por igual al teatro, mi mas usada trinchera, y se manifiesta de manera distinta en otros medios. Quizá ya solo la prensa electrónica provoca participación. El anonimato de internet nos anima a dejar comentarios y a entablar discusiones apasionadas con otros a quienes tenemos la seguridad que tendremos poca o nula posibilidad de encarar. El resto es parte de lo efímero. Usamos el canto de protesta como quien dá una limosna ocasional. La televisión nacional es… es un tema aparte.
El cine/documento, la última trinchera del cineasta con conciencia, vive una época extraña. No debemos perder de vista que ha sido gracias a figuras como el estridente, aunque indudablemente divertdo, Michel Moore, el documental ha ganado terreno en las salas de cine. Sin embargo, tampoco debemos cerrar los ojos. También lo vemos como entretenimiento. Es su valor estético y su factor diversión lo que nos lleva a las salas a ver, casi siempre, asuntos de interes ajeno. Gracias al cine y la televisión, parece ser, conocemos mas sobre la cultura y la sociedad norteamericana que sobre la nuestra. ¿Necesitamos un Miguel Morales que haga documentales divertidos sobre Acteal para que esto
se discuta? Todo depende, dirán los distribuidores, ¿cuanta gente va a ir a verla? No nos importa, dirían los dueños de las salas, ¿cuantos dulces vamos a vender?
¿Que tal esto? Agarramos a Ana de la Reguera y la disfrazamos de detective gringo, le pedimos a Sabina Bergman que escriba el guión, a la gente le suena su nombre, y hacemos una película estilo hollywood con un tema escabroso como los feminicidios de Juarez y vas a ver como hacemos lana.
Mientras sean los consorcios y los empresarios los que determinen que se hace y que se distribuye, que se produce y que se ve, será como si nos aplicaran un Ludovico colectivo, uno donde levantarse y cerrar los ojos es opcional, pues no hay escape.
Y tampoco hay Mesías robótico ni soldado gringo atormentado que se convierta en nuestro renuente lider.
Lo que hay es algo de tiempo, tecnología suficiente para cualquiera y medios accesibles. Lo que hay es la posibilidad de empezar y las herramientas para crecer.
La red es un medio de distribución a perseguir y las minorías el público idoneo para que la creación tenga consecuencias. Alejandro Jodorowsky envisionaba durante los 70’s en su Antología Pánica, un teatro nacional reducido a un público de iniciados, en el que asistir no tendría costo y el contenido sería siempre original, creado por el grupo y olvidando los clásicos que poco tienen que ver con la realidad. Abogaba por un alejamiento de la filosofía de la industria y se regresara al tiempo de los artesanos que laboraban solo para quienes estaban a su alrededor. Para sus pares. Esta visión del futuro del teatro podría aplicarse también al futuro (y algunos dirían que al presente) del cine de contenido. Los objetivos son subjetivos. Las salas de cine son, por el momento, el lugar equivocado para ejercitar nuestra independencia y dialogar sobre ella.
He dedicado mi intervención a hablar sobre el cine sin mencionar las palabras que le dan título a la ponencia porque creo que estamos en sintonía. He hablado de conciencia social porque ese es el deber del artista y del comunicador.
O diganme ustedes, ¿no es deber de quienes tienen los foros públicos trabajar para el mejoramiento de esta sociedad tan lastimada?
No recuerdo al autor de este comentario pero la frase me parece mas valida hoy que nunca:
Aquel artista que diga que su trabajo es hacer que la gente se olvide de sus problemas es un anormal.

3 comentarios en “Buscando una tecnocracia cultural no orwelliana

  1. Realmente me gustaria dejar una buena retroalimentacion de este, emm, articulo ?… en fin, tengo que leerlo mas veces y con mas calma, investigar a los personajes que mencionas aqui para poder entender de mejor manera al punto al que quieres llegar con ello. Aunque, creo saber hacia donde va.

    Muy bueno en verdad. Algo para despertar de nuestro sueño vano de lo que se supone que deberiamos de hacer como entes desarrolladores y creadores de las artes (y la cultura).

    Saludos Rafa.

  2. El eterno triangulo de las ganancias, “un publico consumidor de publicidad, una pelicula inflada con esta y una industria dedicada a ganar para generar” esto trae consigo lo que ya todos podemos ver, super producciones de millones de dolares que hacen que sentarse en la sala de un cine cueste mas ahora que la comida del diario, bueno, eso si no te comprar tus ya tradicionales Combos, negocio redondo para productores e industria, “entretenimiento” para el publico y una “embarradita” de arte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s